La Fundación Palarq es una entidad privada y sin ánimo de lucro que se crea con la finalidad de apoyar las Misiones en Arqueología y Paleontología Humana Españolas en el extranjero, excluyendo Europa, dentro de una perspectiva que abarca desde la etapa paleontológica a las épocas prehistóricas y las históricas en interés monumental.

Abrimos una ventana a la ciencia para que preguntes todo lo que quieras saber sobre Evolución Humana







    acepto He leído y acepto la política de privacidad.



    * Los campos marcados con un esteriscon son obligatorios.

    Eudald Carbonell i Roura (Ribas de Freser, Gerona, 17 de febrero de 1953) es un prehistoriador, arqueólogo, antropólogo, geólogo y paleontólogo español.

    Vicepresidente de Fundación Atapuerca, fundador del Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES) y Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 1997 junto a los Doctores Juan Luis Arsuaga y José María Bermúdez de Castro.

    Cápsulas de la evolución

    Preguntas y respuestas sobre la evolución humana

    La paleontología es una disciplina científica que se dedica a estudiar los fósiles de los seres vivos. Hay la paleontología de vertebrados como indica el nombre, de los animales que disponen de esta estructura y hay la paleontología de los invertebrados.

    Aunque un paleontólogo y un arqueólogo estudian la evolución, el paleontólogo estudia básicamente los animales y el ser humano, por supuesto, y el arqueólogo estudia las conductas del ser humano, sus herramientas, su tecnología, todo lo que hace referencia a la vida social de los humanos.

    Estar en un yacimiento arqueológico trabajando, yo diría que es un viaje astral. Es un viaje hacia el conocimiento, hacia la pasión por saber y combina, que para mí es lo más interesante, el trabajo intelectual y el trabajo manual en el mismo tiempo. No hay nada de mecánico, todo tiene una finalidad, todo tiene un objetivo: conocer al ser humano y que tú con tus manos, puedas excavando, desenterrar el registro, verlo aparecer y poderlo estudiar, es lo que tiene cualquier día de cualquier año en cualquier yacimiento en el mundo. Es una gran pasión para conocer y descubrir la humanidad.

    Hay 3 elementos fundamentales en la evolución del ser humano que explican las posteriores. La primera que es la capacidad de transformar materiales, es decir, herramientas, de las que se necesita una gran habilidad para confeccionarlas. En segundo lugar, desarrollo del lenguaje que acaba siendo articulado y nos permite comunicarnos y pasar ideas de unos a otros, y el fuego, que nos permite agruparnos de forma radial y utilizar el lenguaje para pasarnos información y también para poder trabajar estas herramientas. Estos 3 elementos, en mi opinión, son fundamentales para entender el desarrollo y la evolución del ser humano.

    Estoy convenido que la evolución humana interesa porqué la evolución humana lo que explica realmente es quiénes somos y lo importante de la juventud actual es que puede trabajar una perspectiva muy distinta a la que hemos trabajado los de generaciones anteriores, gracias a la ciencia, a la tecnología, el conocimiento y la buena instalación de la teoría de la evolución.

    Para motivar a los jóvenes les diría que la arqueología y paleontología son las grandes aventuras de la vida, del conocimiento humano. Probablemente las disciplinas más excitantes porque mezclan el trabajo de campo, los viajes, con la lectura y con los trabajos de gabinete y de laboratorio. Yo diría que son disciplinas muy completas y que sirven y forman a las personas, no tan solo para conocer nuestro origen y nuestra evolución, sino para conocerse ellos mismos.

    En la actualidad sólo existe el Homo Sapiens y es un híbrido, que salió como Sapiens de África hace unos 300.000 años, pero que después se hibridó, con los Denisovanos, se hibridó con los Neandertales y probablemente con otras especies. Pero en la actualidad sólo hay una especie: la especie Sapiens.

    Pues ha habido muchas especies y subespecies humanas hasta llegar a nosotros: el Homo Sapiens, por ejemplo, el Homo Neandertalensis, el Homo Denisoviensis, el Homo Erectus, Homo Ergaster, el Homo Habilis.

    Una especie humana se puede decidir por lo que llamamos el holotipo, que es un tipo morfológico que tiene unas características singulares, que son diferentes a otros tipos. Por ejemplo, nosotros tenemos el holotipo Sapiens, que los Neandertales no tenían.

    El Homo Sapiens se caracteriza por tener un encéfalo muy grande, una cara muy aplanada y ser un bípedo perfecto.

    Atapuerca es un complejo de yacimientos que ha sido básico para entender la evolución humana en Europa. Entre sus descubrimientos más importantes son por primera vez, los primeros enterramientos o posibles acumulaciones de cadáveres en la Sima de los Huesos, de hace 400.000 años; una especie nueva, el Homo Antecesor en la Gran Dolina de 800.000 años y que por cierto las primeras pruebas de canibalismo cuando se descubrieron en el año 94, conocidos en la historia. En Atapuerca se pueden seguir prácticamente 1.300.000 años de toda la evolución humana, las conductas, la tecnología, pero también la ecología y la geología. Es el sancta sanctorum para entender cómo se ocupó Europa y cómo estas distintas poblaciones han vivido en Europa, como he dicho antes, en el último millón y medio de año.

    Los yacimientos de Atapuerca son la gran enciclopedia de la humanidad. Se puede seguir 1.500.000 de años de evolución. Los yacimientos están situados en el río Arlanzón, afluente del Arlanza, también afluente del Duero y a través de Atapuerca, de su corredor, el Corredor de la Bureba, se conecta el Ebro con el Duero. Es un punto de referencia para ir del Mediterráneo al Atlántico, pero también hacia la meseta y hacia el Cantábrico. Esta situación tan especial ha hecho que fuera un gran corredor biológico durante toda la evolución humana y esto ha hecho que estas cuevas hayan podido almacenar la memoria de este sistema vivo en sus profundidades a través de los fósiles. Estos fósiles nos han permitido, como ya hemos venido diciendo, el saber todas las especies que han ocupado nuestros continentes, su tecnología, sus conductas y en general la forma de evolucionar del género Homo en Europa.

    La pandemia del Covid que está viviendo el homo sapiens en el planeta, ha incidido de una forma muy potente en los trabajos de campo que estamos realizando los investigadores en todo el mundo. En muchos casos, porque no podemos trasladarnos a los yacimientos por el peligro de poder exportar o importar el virus y por lo tanto nos ha obligado a reducir el número de personas, de excavadores, de investigadoras de los proyectos por la enfermedad y nos ha obligado a trabajar con precaución y en muchas otras formas que nunca antes habíamos hecho. Es verdad que esto es así, que el Covid está condicionando nuestro trabajo, básicamente en el campo porque en los laboratorios se continúa haciendo, pero la paleontología y la arqueología no paran.

    Nosotros, los homo sapiens, hemos convivido con algunas especies, por ejemplo los neandertales, de todos conocidos, que han sido los homínidos con la capacidad craneal más importante en la historia de la evolución, pero también hemos convivido con los denisovanos: los habitantes de Siberia recientemente descubiertos gracias al ADN, o con el homo luzonensis, que son los pigmeos, los bajos y el homo floresiensis de las islas de la parte Este de Euro Asia.

    A la pregunta de cuándo aparecieron las razas, las razas no existen. Es un artefacto del siglo XIX, producto de una visión errónea de la evolución. Existe variabilidad poblacional, tanto de altura, colores, etc. pero lo de las razas no es algo que científicamente se pueda comprobar.

    La evolución de la inteligencia es algo muy importante e interesante en el ser humano. Probablemente cuando se tallan los primeros útiles, los primates empiezan a organizarse hace unos 3.000.000 de años, aunque las primeras especies humanas que encontramos de género homo, son posteriores. Una cuestión es la inteligencia y otra cuestión es como la inteligencia se convierte en conciencia. Probablemente esto tarda mucho más, o sea que podríamos hablar de una inteligencia conjugada con una buena conciencia desde hace 1.000.000 de años.

    Probablemente la primera especie inteligente es la primera especie que conocemos, que es el homo habilis, pero ya con fuego, que es una parte importante del desarrollo de la inteligencia, por el tipo estructura anatómica y por sus conductas, podríamos decir que el homo ergaster, homo erectus ya es plenamente humano en inteligencia humana, como la que tiene el homo sapiens.

    Se encuentran en la Sierra de Atapuerca, concretamente en el yacimiento de la Sima del Elefante, con 1,3 millones de años de antigüedad.

    Los restos más antiguos del mundo se encuentran en África, prácticamente todos ellos tanto en las zonas de Etiopía, como en Kenia y Tanzania.

    Los neandertales evolucionan de forma paralela al homo sapiens y acabamos hibridándonos. Importante porque fue la población auténtica europea.

    Buscar yacimientos es muy importante y es la base de nuestras disciplinas. Buscar los yacimientos se puede hacer ahora con muchas tecnologías, tanto con controles remotos, aéreos, como por sondeos eléctricos, como por cantidad de instrumentos de los que disponemos, pero es muy importante, como en todo, el ojo clínico; tener un buen ojo como para saber que puede ser importante y que es lo que no puede ser. Es por eso que antes hacemos observaciones, hacemos sondeos: sondeos mecánicos, sondeos de todo tipo para asegurar que los yacimientos tienen un potencial de registro importante para entender la historia de la humanidad.

    Mucha importancia. La paleontología genética, es decir el estudio de ADN fósil, es importantísimo para conocer exactamente nuestros orígenes y cómo se han organizado las proteínas durante tanto tiempo para dar los diferentes tipos y especies de humanos. La genética aplicada a fósiles, la paleogenética, ha sido la gran revolución, probablemente de finales del siglo XX y principios del siglo XXI y ha cambiado nuestra perspectiva. Sin los estudios de paleogenética, por ejemplo, no sabríamos que nos habíamos hibridado con neandertales y denisovas.

    Pues mi actitud desde joven, desde niño, la capacidad de observación, el interés y la curiosidad por el mundo que me rodea y más tarde fundamentalmente, el interés por la evolución del ser humano, las grandes preguntas: quiénes somos y a dónde vamos.

    Muchos. Nosotros los arqueólogos tenemos muchos referentes, pero hay uno en el que coincidimos todos los evolucionistas por supuesto, que son Darwin y Lamarck.

    Muchos. Nosotros los arqueólogos tenemos muchos referentes, pero hay uno en el que coincidimos todos los evolucionistas por supuesto, que son Darwin y Lamarck.

    Muchos. Nosotros los arqueólogos tenemos muchos referentes, pero hay uno en el que coincidimos todos los evolucionistas por supuesto, que son Darwin y Lamarck.

    Probablemnte el Homo luzonensis y los descubrimientos de hominidos de Pleistoceno Medio de la Cueva Rising Star de Sudafrica.

    Un papel muy importante y sobre todo en el de la evolución humana.

    Es cierto sí, es muy cierto y de hecho hay ya expediciones muy antiguas importantísimas que la arqueología y paleontología de finales del s. XIX y del s. XX han dado lugar a esta imagen famosa de Indiana Jones, pero han copiado los modelos como Chapman, la expedición de Mongolia o Bingham en las zonas americanas.

    Probablemente el descubrimiento más importante que he realizado en vida junto a mi equipo, bueno a nuestro equipo, ha sido la especie homo antecesor en el yacimiento de la Gran Dolina, en la Sierra de Atapuerca, porque este homínido combina dos cuestiones muy diferentes: una cara plana como homo sapiens actual pero después un cráneo muy distinto a este homo sapiens, muy característico de las especies africanas y asiáticas.

    Una de las preguntas que me he hecho toda mi vida era saber qué era el género homo, qué éramos los humanos y la segunda cuestión era a dónde vamos, es decir, si tenemos alguna dirección determinada en la evolución. Efectivamente no hay ninguna dirección. La evolución no tiene ningún sentido en lo que conocemos del sentido, pero sí sabemos que el ser humano tiene en sus manos, gracias a la ciencia y a la tecnología, la capacidad de establecer una lógica evolutiva, y por lo tanto sí que podemos saber hacia dónde vamos o hacia dónde nos conviene ir. La paleontología y la arqueología son dos disciplinas importantes que vienen de las ciencias de la vida y de la tierra, y nos permiten de alguna manera poder explicar cuál tiene que ser nuestro destino o nuestro futuro.

    Pienso que el homo sapiens se dirige otra vez a la producción de diversidad, es decir nuevas especies, especies probablemente que serán en el futuro especies modificadas, especies generadas por biomegatrónica, etc. es decir, hacia una diversidad evolutiva de sapiens, subsapiens o parasapiens diversa, como ocurrió de forma natural hace unos 40.000 años, donde convivieron muchas especies distintas y al final la síntesis de alguna de estas especies fue el homo sapiens, es decir pasaremos de una evolución, en mi opinión, natural por selección natural, a una evolución por selección técnica con la generación de nuevas especies en este siglo que viene.

    Desconocemos qué homínido es el primero que tiene un lenguaje, lo que sí sabemos es que hace 430.000 años los preneandertales de Atapuerca de la Sima de los Huesos, gracias al estudio del oído medio, disponían de capacidad de oír en banda ancha. Esto quiere decir que tiene que haber un emisor de un lenguaje porque si no, esta banda ancha no tiene ningún sentido. Si hay banda ancha hace 430.000 años quiere decir que es muy probable que hace medio millón hablaran y que hablaran los homínidos de hace un millón y medio de años, pero esto debería demostrarse científicamente. Podríamos decir que el lenguaje es una adquisición muy antigua pero científicamente solo se puede comprobar a partir de medio millón de años.

    La música es muy antigua también. Conocemos instrumentos musicales hechos con huesos de mamíferos de hace 40.000 y 50.000 años y también tenemos que tener en cuenta que la percusión, cuando se hace una herramienta, puede producirse cualquier tipo de ritmo. Podríamos decir que la música, o dos ritmos que después serán musicales, aparecen también con las primeras formas de inteligencia operativa cuando se hacen las primeras herramientas hace más de 2.000.000 de años.

    Por supuesto. Esto existe y hay pruebas ya de neandertales, de plumajes, hay pruebas de pintura corporal, etc.

    Hay una visión del mundo simbólico y estético, pero esto ya lo tenemos comprobado en magnitudes de tiempo mucho más modernos desde hace unos 100 a unos 50.000 años, pero efectivamente existe ya una estética en la prehistoria como ha existido en la historia.

    Es muy interesante hacer esta diferencia entre inteligencia y conciencia. La inteligencia en el caso humano, que es la inteligencia operativa y social, viene del manejo de las herramientas y de estas herramientas junto con el lenguaje en las técnicas de caza y de estructura económica. La conciencia operativa es el pensar sobre nosotros mismos en la forma de incrementar nuestra sociabilidad en la evolución, hasta llegar al homo sapiens actual, donde tenemos una conciencia operativa que se basa en conocimientos y en pensamiento.

    Inteligencia y habilidad son dos aspectos de una misma estructura porque la habilidad en el uso, en el manejo de objetos y en la transformación de objetos, lo que hace es conectar nuestras extremidades superiores con nuestras funciones neurológicas, por lo tanto, esta función neuromecánica por repetición es la que produce la inteligencia y probablemente a raíz de esta conexión neuromecánica, se produce también el lenguaje. Si os fijáis estoy hablando, estoy moviendo las manos de forma acompasada y cuando corto con una herramienta haría una serie de procesos muy parecidos con las dos manos.

    Muy interesante el dimorfismo sexual, es decir las hembras y los machos en la prehistoria tienen un dimorfismo sexual, pero no como se pensaba antes que era un dimorfismo sexual muy importante, es decir que la talla de la hembra era más pequeña que la talla del macho, esto es así aún ahora, pero es un dimorfismo mucho más reducido de lo que se pensaba.

    Nosotros en Atapuerca, en la Sima de los Huesos, hemos podido ver que había muy poca diferencia entre las hembras y los machos de hace cerca de 1.000.000 de años y esto quiere decir que estos comportamientos y conductas culturales eran muy parecidas. No ocurre esto como ocurre con los gorilas, donde el macho y la hembra tienen un dimorfismo sexual muy marcado y por eso tienen unas conductas muy distintas a los primates humanos.

    Bueno, el ser humano tiene como característica fundamental ser un ser social, somos primates muy sociales y gracias a la inteligencia y a la conciencia, hemos incrementado nuestra sociabilidad. En el incremento de nuestra sociabilidad, en el momento actual, lo que debe pasar es que se mantenga la diversidad, es decir que se mantengan las identidades de las poblaciones humanas que hay en el planeta, que han sido las diferentes formas de adaptación biológica, social y ecológica. Porque si no se mantiene la diversidad, la especie se va a uniformizar y perderemos la memoria del sistema evolutivo en el género homo.

    No, la globalización es un gran error en la evolución humana porque tiende a la uniformización. Yo planteo la planetización. La planetización lo que hace es desarrollar las distintas identidades y hacer que sea posible convivir diferentes formas de ser, de actuar y de pensar. Es decir, admitir distintas conductas que en la historia esto ya lo hemos visto, tanto a nivel de conocimientos, como de religiones, como de planteamientos.

    La diversidad es fundamental en las poblaciones humanas y para eso hemos de desarrollar y permitir que las diferentes identidades se expresen. Y la humanidad es para mí, un concepto fundamental de tolerancia, de capacidad y de admisión de la variabilidad y de esta diversidad. Es decir, no utilizar la diversidad para fragmentar la evolución de la especie, sino utilizar la diversidad como complemento de cada uno de los proyectos de las distintas poblaciones, para unificarse en esta síntesis, que es el homo sapiens.

    La tolerancia es un factor fundamental que necesita de conceptos como afinidad, que necesita de conceptos como la empatía, que significa ponerse siempre en el lugar del otro, de la otra; significa entender en su justa medida la importancia que tiene la singularidad y complementariedad sexual desde la igualdad. La importancia que tiene el hecho de que, estando diferentes formas y clases sociales en el mundo, seamos capaces de convivir y llegar a una situación donde todas estas desigualdades puedan desaparecer y que la energía se pueda distribuir de forma uniforme entre las distintas poblaciones del planeta, para que nuestra especie acabe teniendo una muy buena dirección, una dirección progresiva hacia la sociedad del pensamiento que haya integrado la sociedad del conocimiento, que haya integrado la estructura tecnológica y científica y complete así la revolución científico-tecnológica. Esto sería en principio lo que tendría, se supone, que hacer nuestra especie para ser una especie más inteligente y más consciente de lo que somos ahora.

    Esto es muy discutible. Cuando hablamos de tolerancia y hablamos de animales y de humanidad, estamos hablando de un comportamiento etológico, es de decir la tolerancia también es una cuestión de entrenamiento. La tolerancia no es algo que sea genético en el sentido que ya estamos predeterminados a ser tolerantes o no. Es verdad que la cultura humana y las conductas humanas bien estructuradas, el humanismo, sí que ha hecho que haya gran parte de poblaciones que sean tolerantes cuando no se está luchando por cosas fundamentales como son el territorio y la economía, es decir la alimentación. La humanidad ha hecho un gran progreso en este sentido, aunque tengamos muestras de confrontaciones y tengamos muestras de comportamientos que son más primates y muy poco humanos.

    Os presentamos el último libro escrito por el Dr. Eudald Carbonell

    Materia viviente, vida pensante. Evolución y prospectiva de la conciencia humana, del arqueólogo Eudald Carbonell y el paleontólogo Jordi Agustí, es un ensayo sobre la evolución de la vida, nuestra especie y los retos del futuro. Esta obra se introduce también en el tema de la crisis ecológica y la supervivencia de la humanidad.

    Más información