Ancestros, esa familia tan cercana

Marina Mosquera es profesora de la URV e investigadora del IPHES. Lleva tres décadas estudiando en Atapuerca cómo eran aquellos homininos de los que venimos.

Compartir:

AEMJ estuvo en… los Premios Fundación Palarq

Hace un par de meses, en noviembre concretamente, fui invitada a asistir a la entrega de premios de la Fundación Palarq. Fue todo un honor que pensasen en Arqueología en mi Jardín para acompañarlos en este evento y, aunque no pude quedarme a la entrega del galardón, que era por la tarde, sí pude estar presente en la…

Compartir:

Nota de prensa: Los trabajos arqueológicos que la UJA dirige en la necrópolis Qubett el-Hawa de Asuán, protagonistas de una serie documental de National Geographic

La serie, denominada ‘Tesoros perdidos de Egipto’ (‘Lost Treasures of Egypt’), consta de seis episodios en los que se muestran los trabajos arqueológicos más importantes que se están llevando a cabo en Egipto, entre los que se encuentran los realizados por el Proyecto Qubbet el-Hawa, que dirige el doctor en Egiptología de la Universidad de…

Compartir:

El chaval que se coló en Atapuerca

Hay niños que coleccionan cromos de fútbol pero Mario Modesto prefirió hacerse con su propia colección de huesos. De recoger animales muertos en su pueblo ha pasado a examinar algunos de los fósiles más importantes de la historia de la Humanidad. Este paleoantropólogo extremeño ha excavado en yacimientos de toda España, aunque es en Atapuerca…

Compartir:

El rostro de una aborigen canaria emerge 1.500 años después

Las ciencias forenses de reconstrucción facial y un enorme caudal de datos genéticos e históricos permiten mirar a la cara a una aborigen canaria casi por primera vez desde los tiempos de la conquista: es el rostro de 977, un cráneo del siglo VI hasta ahora anónimo en el Museo Canario.

Compartir:

Encuentran tres nuevas manos grabadas en la cueva de Altamira

Miembros del equipo de investigación del Museo Altamira y los responsables del proyecto «Handpas» (manos del pasado) han encontrado tres nuevas manos grabadas en las paredes de la cueva cántabra, que «casi con toda seguridad» se grabaron hace más de 20.000 años.

Compartir: